Reglas básicas ante los Virus informáticos:

Esta semana trataré el tema de los virus informáticos, desde el punto de vista de las reglas básicas a tener en cuenta para prevenir su "infección". Son un total de 6 reglas, que si las aplicamos adecuadamente nos permitirán elevar considerablemente nuestro nivel de seguridad:

1º) Utilizar un buen programa antivirus y mantenlo actualizado:

Actualmente, hay buenos antivirus al alcance de cualquier economía, incluso gratuitos. Algunos programas antivirus controlan permanentemente y sobre la marcha lo que recibimos a través de Internet, otros no; algunos son capaces de detectar virus que puedan estar en ficheros comprimidos (ZIP), otros no; algunos chequean la limpieza del sistema cada vez que arranca, otros no; etc. Por todo ello, es importante leer la documentación del programa antivirus para saber cómo funciona, cuál es su alcance y sus limitaciones; y elegir así el más adecuado.

Pero igualmente importante, o incluso más, es actualizar frecuentemente nuestro antivirus. Ya que cada día aparecen virus nuevos, y es preciso obtener las actualizaciones cada poco tiempo, para mantener un nivel razonable de protección.

2º) Recelar de cualquier archivo recibido por correo-e:

Aunque el mensaje proceda de un conocido, no debemos fiarnos de los archivos adjuntos que pueda llevar. Ocurre que muchos virus se propagan por correo-e, generando mensajes automáticos dirigidos a las personas que figuran en la libreta de direcciones del usuario infectado; así pues cabe la posibilidad de que el mensaje proceda de un conocido, infectado, que nos transmite el virus sin su intervención personal e incluso sin su conocimiento.

Aunque el icono del archivo parezca inofensivo, nunca podemos estar seguros. Algunos virus se transmiten en archivos que llevan iconos distintos a los que les corresponderían normalmente. Aunque el archivo tenga un nombre que no esté en ninguna lista de virus, eso no le hace menos peligroso. El nombre de un archivo es lo más fácil de modificar. Continuamente aparecen nuevas versiones de virus conocidos que se transmiten utilizando archivos de nombre imprevisible y aparentemente inocente.

3º) Desconfiar de cualquier archivo, chequearlo primero:

Los archivos infectados pueden ser enviados, consciente o involuntariamente, por contertulios de IRC; también pueden estar en páginas web de aparente fiabilidad, en servidores FTP, en disquetes que nos pase un conocido, en discos CD-ROM, etc. En principio, cualquier archivo puede contener un virus. Cuando vayamos a utilizar un disquete o un CD-ROM, es muy recomendable que el antivirus compruebe primero su contenido.

4º) Evitar la ejecución automática de macros:

Algunos programas como Word y Excel utilizan un sistema de macros, pequeños programas que facilitan el manejo de los documentos. Los documentos pueden incorporar macros que se ejecuten automáticamente al abrir el archivo, al guardarlo, al cerrarlo, etc. Aunque el documento no es un ejecutable teóricamente peligroso, las macros sí que añaden un potencial dañino. Es importante que en estos programas se desactive la ejecución automática de macros, para que no se pueda ejecutar nada de esto, salvo que lo autoricemos expresamente.

5º) Mantener actualizado el Sistema Operativo y los Programas:

Todos los sistemas y programas tienen algunos agujeros de seguridad que son descubiertos con posterioridad a su lanzamiento. Conviene mantener actualizado el Sistema Operativo y los programas de Internet (Navegador, programa de Correo, etc), instalando los parches y actualizaciones que vaya lanzando el fabricante. Para eso conviene visitar de vez en cuando las páginas de los fabricantes de esos programas.

6º) No permitir que personas menos cuidadosas utilicen nuestro ordenador:

Puede que sigamos escrupulosamente las reglas anteriores, pero eso servirá de muy poco si otras personas menos precavidas también utilizan el mismo ordenador. Hay que asegurarse de que los otros usuarios también entiendan estos consejos y los tengan en cuenta seriamente, o sino impedir que otras personas utilicen nuestro ordenador.

 

Imprimir
Hacer Página de Inicio
Volver al Indice