Qué es el WiFi (y 2):

Esta semana continúo con el tema dedicado a la tecnología WiFi, indicando otra serie de aspectos interesantes a la vez que potencialmente prácticos, si se decide apostar por dicha tecnología.

4º) La Tecnología WiFi en los hogares:

En los hogares, el número de dispositivos relacionados con la información y el ocio crece cada día. A esto hay que sumar que muchas aplicaciones están pensadas para que varios usuarios interactúen al mismo tiempo, por lo que las redes domésticas están cobrando gran protagonismo.

Aquí es donde tiene un futuro interesante la tecnología WiFi, puesto que permite eliminar los cables que interconectan los diferentes dispositivos (Ej: varios ordenadores para jugar en red, o conectar el la televisión con la cadena para un sonido mejor), posibilitando además el acceso simultáneo a Internet o el empleo de dispositivos comunes (Ej: Conectar varios ordenadores para compartir una misma impresora), y todo ello sin que importe en que lugar de la casa se esté en un momento dado.

5º) La seguridad de los datos en la tecnología WiFi:

La tecnología WiFi en sus diferentes estándares utiliza frecuencias para transmitir de 2,4 o 5 GHz. Estas frecuencias son frecuencias no licenciadas por la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), lo que equivale a que no requieren ningún tipo de licencia especial para operar.

Como la tecnología 802.11 es libre, podemos encontrarnos con que otros usuarios o empresas estén operando en las cercanías de nuestro sistema, con las lógicas interferencias en la transmisión de datos de nuestro sistema. Por ello los propios sistemas ofrecen soluciones de seguridad eficaces para evitar interferencias y escuchas en nuestras comunicaciones de datos por parte de sistemas ajenos a nuestra red.

Para empezar, los productos inalámbricos cuentan con 14 canales de frecuencias seleccionables dentro de las bandas No Licenciadas, lo cual permite escoger un canal libre de interferencias a la hora de instalar nuestro sistema.

Por otro lado, los productos ofrecen Códigos de Encriptación (Wireless Encriptation Protocol o WEP), encriptando los datos con claves de 40 o 128 bits.

Pero además, esta tecnología ofrece otro grado de seguridad a través de los denominados MAC Address de los productos 802.11, donde cada MAC Address es un número único e inmodificable que es como un código de serie electrónico que nadie puede editar. Este número es empleado por cada CPE (Customer Premise Equipment o Tarjeta de Red Inalámbrica) existente en una red, para dialogar con el AP (Access Point o Punto de Acceso) del sistema. De este modo en el AP se puede confeccionar una lista de MAC Address habilitados para acceder a la red; y así, sólo los CPE que estén en la lista, podrán dialogar con el AP y por tanto acceder a la red.

Por último, es posible otro nivel de seguridad a través de software instalado en la red con autorizaciones y permisos de acceso a la misma.

6º) La Tecnología WiFi actual y el futuro al que se encamina:

La tecnología WiFi actual es la 802.11b y posibilita una velocidad de hasta 11 Mbps.

A) El Estándar 802.11a:

Pero ya hay un estándar más avanzado, el 802.11a donde la velocidad de transmisión aumenta hasta los 54 Mbps.

Ello lo consigue gracias a la Multiplexación por División en Frecuencia Ortogonal (OFDM), una modalidad de la tecnología de Espectro Expandido. Pero la característica más importante de este nuevo estándar, es que utiliza la banda de 5 GHz en lugar de la frecuencia de 2,4 GHz de la tecnología 802.11b, lo cual le convierte en incompatible con las redes WiFi actuales, aunque pueden existir sin que haya interferencias entre ellas.

Otra de las ventajas del nuevo estándar, es que ofrecerá un mayor potencial de absorción de señal y atenuación, y una menor resistencia multicanal en comparación con las redes basadas en los 2,4 GHz, donde disminuye considerablemente la señal dependiendo del entorno donde se produce la comunicación.

B) El Estándar 802.11g:

Pero el anterior estándar tiene un buen oponente en el estándar 802.11g. Este, puede ser considerado como el sucesor natural del 802.11b, puesto que también trabaja en la frecuencia de los 2,4 GHz, y por ello puede operar con este tipo de redes sin contratiempos.

Además permite esta escalabilidad, de la que antes hacia mención, por lo que podremos amortizar una inversión realizada. En este caso la velocidad de transmisión de datos se aumenta hasta los 20 Mbps.

En definitiva, el futuro inalámbrico es más que interesante, y las actuales investigaciones indican otras mejoras en velocidad, donde algunos afirman que se llegará a superar los 100 Mbps. A lo que hay que sumar, que el aumento de la demanda de esta tecnología y la reducción del costo en la ingeniería y fabricación, permitirán una importante reducción de los precios de estos sistemas, llegando a una implantación masiva de la misma.

 

Imprimir
Hacer Página de Inicio
Volver al Indice