Qué es XML, y sus diferencias con HTML:

Las diferencias entre el HTML y el XML son a la vez mínimas e inmensas. Para entenderlas mejor tenemos que saber que tanto el XML como el HTML tienen su base en el SGML.

El SGML (Standard Generalized Markup Language, ISO 8879) es el estándar internacional para la definición de la estructura y el contenido de diferentes tipos de documentos electrónicos. Es decir, es un metalenguaje que nos permite definir lenguajes para definir la estructura y el contenido de nuestros documentos.

La definición de la estructura y el contenido de un tipo de documento se realiza en una DTD. En ella definimos los elementos que conformarán ese tipo de documentos y como tienen que estar organizados para que sea correcto. Un ejemplo de DTD es la que define cómo tendrán que ser los documentos HTML. Por tanto, el HTML no es más que un tipo de documento SGML que se utiliza en la Web, y esto es importante, ya que aquí radica su principal diferencia con el XML.

El XML no es ningún tipo de documento SGML, sino que es una versión abreviada de SGML optimizada para su utilización en Internet. Esto significa que con él vamos a poder definir nuestros propios tipos de documentos (podremos definir nuestras propias etiquetas) y, por tanto, ya no dependeremos de un único e inflexible tipo de documento HTML. Por ello, la primera y más importante diferencia entre le HTML y el XML, es que el HTML es un lenguaje, mientras que el XML es un metalenguaje. Esto permite crear nuestras etiquetas.

Por ejemplo, si queremos colocar información en nuestra Web sobre un libro podríamos hacerlo de esta manera:

<libro>
<titulo>El Quijote</titulo>
<autor>Cervantes</autor>
<precio moneda="euro">20</precio>
<portada nombre="portada" tipo="gif"/>
<video nombre="quijote" tipo="avi" duracion="30"/>
</libro>

En lugar de:

<div>
<p><b><font size="4">El Quijote</font></b></p>
<p><i>Cervantes</i> ~ <font color="red">20 euros</font></p>
<center><img src="portada.gif"></center>
<p><a href="quijote.avi">Video promocional</a> ~ Duración 30 segundos.</p>
</div>

Así, si tenemos un poco de cuidado al crear nuestras etiquetas podremos elaborar fácilmente documentos inteligentes. No hay que ser un experto en informática para observar, por ejemplo, que cualquier buscador indexará de forma más eficiente el primer ejemplo que el segundo.

 

Imprimir
Hacer Página de Inicio
Volver al Indice