Nuevo protocolo IP para ampliar Internet: El IPv6:

La versión actual del protocolo IP es la IPv4, que pronto será insuficiente. El crecimiento de la red y la conexión de nuevos aparatos exigen una ampliación de este sistema de direcciones, por lo que ya se está preparando la siguiente especificación: La IPv6.

Cada ordenador o máquina directamente conectada a Internet necesita tener una dirección IP. Es como la "matrícula" de esa máquina, imprescindible para que ella se pueda comunicar con otras máquinas igualmente conectadas a Internet. El protocolo IP actualmente utilizado es el IPv4, que fue implantado hace unos 20 años. Este sistema utiliza 32 bits, lo que permite la interconexión de unos 4 billones de aparatos (para ser exactos, permite 4.294.967.296 de direcciones IP). Aunque puede parecer un número muy alto, la realidad es que pronto será insuficiente. El número actual de servidores ya supera los 6 millones, y el número de ordenadores conectados simultáneamente es infinitamente mayor.

No sólo crece (cada día más) el número de ordenadores conectados a Internet. Ya se están construyendo nuevos tipos de aparatos que también llevarán una conexión directa e independiente. Hablamos de teléfonos móviles, PDAs, automóviles, televisores, equipos de sonido, etc. Que estos aparatos tengan su propia conexión directa posibilitará dotarlos de nuevas e interesantes posibilidades para mejorar su rendimiento y prestaciones.

Es por ese motivo, que desde hace varios años se viene trabajando seriamente en una futura actualización del sistema IP. Concretamente se trabaja sobre la versión IPv6 de 128 bits, que permite direccionar hasta unos 340 cuatrillones de aparatos simultáneos. Actualmente se calcula que este protocolo podrá estar vigente bastante más de los veintitantos años que habrá sido utilizado el sistema actual. Con IPv6, hoy, cada habitante del planeta podría tener tantos aparatos conectados como los que existen en toda la actual Internet.

IPv6 añade algunas otras ventajas y controles adicionales, como por ejemplo que está diseñado para ser autoconfigurado ( es decir, en el momento de encender el aparato, el sistema le asigna automáticamente una dirección IP para que pueda entrar en la red inmediatamente y sin que el usuario tenga que especificar o actualizar manualmente ningún detalle). Igualmente, si se usa un aparato con conexión inalámbrica y se mueve a otro emplazamiento, que esté fuera del alcance radiofónico de la primera conexión, el sistema buscará automáticamente otro enlace para que pueda seguir conectado, y sin que el usuario note ese cambio.

Actualmente se trabaja en los sistemas y mecanismos que nos permitirán cambiar de IPv4 a IPv6 sin que eso suponga problemas técnicos y que esa evolución se realice de la forma más cómoda para todos los afectados. Durante un tiempo, los servidores utilizarán software compatible con los dos protocolos, para facilitar una mudanza progresiva de un sistema a otro.

 

Imprimir
Hacer Página de Inicio
Volver al Indice